En vivo AmPm

En El Bolson, el servicio eléctrico superó una exigente prueba.


Durante el fin de semana, el temporal de nieve y fuertes vientos golpeó con dureza en la cordillera rionegrina. Por las inclemencias climáticas se suspendieron vuelos, se cerraron rutas, y hubo todo tipo de trastornos. La distribuidora EdERSA dispuso de varias cuadrillas de operarios para trabajar en procura de sostener el servicio eléctrico en El Bolson y localidades aledañas, una tarea que se logró con éxito dado que no se produjeron cortes masivos. “Fue fundamental el trabajo preventivo de poda y desrame que se realiza desde hace dos años y la optimización de los sistemas de protecciones”, explicó Leonardo Iriarte, gerente de Operaciones de la distribuidora.
Los esfuerzos fueron mayúsculos, y en todo sentido. Ocurre que las fuertes nevadas caídas a partir del viernes por la tarde provocaron las salidas de servicio del denominado Interconectado con El Chubut. El evento mayor ocurrió alrededor de las 16:30 del sábado, y ese nodo de abastecimiento en alta tensión que viene desde el sur se pudo recuperar recién el domingo por la noche. “Desde ese momento se puso en funcionamiento la generación propia de EdERSA con la Central Térmica, y con ello sostuvimos toda la demanda de esa Comarca rionegrina”, remarcó Iriarte.
A las 9:00 de hoy sólo existía un pequeño sector fuera de servicio, correspondiente a zona rural de El Manso, El Foyel y Cuesta del Ternero. Se trata de menos de 100 vecinos, con viviendas ubicadas en un área que se tornó inaccesible. “Allí cayeron mucho centímetros de nieve, pero no sólo eso. Hay árboles caídos y los caminos se volvieron inaccesibles durante el fin de semana. Ahora se trabaja para despejar las rutas y lograr llegar. Nuestros operarios trabajaron días enteros casi sin descanso”, señalo Iriarte.
En Mallín Ahogado y el Cerro Perito Moreno, por su parte, se produjo una salida de servicio hoy por la madrugada debido a la caída de nieve y ramas de grandes proporciones sobre las líneas de media tensión. Por ello desde las primeras horas del día, los operarios de la distribuidora confeccionaron un “anillado” eléctrico y consiguieron que toda esa zona, de complejo acceso, recupere el suministro alrededor de las 10:30.
La comarca rionegrina padeció en 2016 una histórica nevada que generó fuertes dolores de cabeza. Ese hecho quedó marcado como un mojón importante, y EdERSA junto a diferentes instituciones puso en marcha un ambicioso plan de poda y desrame que generó muy buenos resultados. “Se han realizado 45 kilómetros de desrame y poda efectiva, una tarea que fue acompañada por toda la comunidad. Esta importante nevada que cayó durante el fin de semana confirmó que los trabajos preventivos realizados hasta aquí fueron más que positivos”.
La segunda acción fundamental que se tomó al respecto fue la intervención y renovación de redes en media tensión, cerrando anillos e instalando sistemas de seccionamientos y diferentes elementos de maniobras. “Eso nos ofreció mayor operatividad, mejorando mucho la capacidad de respuesta”, culminó el gerente de Operaciones de EdERSA.