EdERSA por situación en El Bolson

Por los temporales, EdERSA desembolsó 3.200.000 pesos "extras" en la zona Andina

El presidente de EdERSA, Matías Bourdieu, aseguró que la distribuidora eléctrica erogó 3.200.000 de pesos "extras" para levantar el servicio y reparar las redes eléctricas en El Bolson y localidades aledañas, todo producto de los dos temporales de nieve que golpearon con dureza a esa región y que ocasionaron alrededor de 700 contingencias por caída de árboles sobre las redes en un "puñado de días".

"El clima pegó con extrema dureza en toda la región Andina, y ese dato es inobjetable. Nuestras redes eléctricas se vieron profundamente afectadas por dos temporales que impactaron en menos de 20 días. Todos hicieron un enorme esfuerzo en la zona, y nuestra distribuidora lo materializó en términos económicos y con el compromiso de nuestros trabajadores", señaló Bourdieu. Y siguió: "Ahora es tiempo de organizarse y trabajar juntos; la empresa tiene que recuperar este gasto extraordinario, pero sobre todo entendemos que de acá en adelante cada uno debe cumplir el rol que le corresponde. Incluso el vecino debe hacerlo colaborando con la poda en su terreno".

Lo dijo en referencia al "Comité de Poda Preventiva sobre Líneas Eléctricas" que se conformó en El Bolson el miércoles tras una reunión de la que participaron autoridades locales, provinciales, de EdERSA, de las direcciones de Bosques y Medio Ambiente, y del SPLIF. "Que se le haya dado vida a este organismo interdisciplinario es la confirmación que la poda es una herramienta ineludible e inevitable para proteger el servicio eléctrico en la región Andina. También que es una responsabilidad de todos, y que tanto los organismos que conforman el comité como los vecinos tienen que colaborar en la tarea", culminó.

El primer temporal fue a principios de julio y sacudió a esa zona a lo largo de varios días. EdERSA dispuso de 18 equipos con unas 60 personas de diferentes ciudades de la provincia, que trabajaron de 7:30 a 22:00 a lo largo de extenuantes jornadas. "Fue una semana durísima, al punto que tuvimos alrededor de 500 contingencias que resolver. Nuestros operarios hicieron un trabajo formidable y EdERSA debió desembolsar unos 2.200.000 pesos para reparar líneas, levantar postes, sacar cientos de árboles y ramas de las redes".

La segunda nevada importante se produjo unos 10 días después. Fue cuando los termómetros marcaron registros bajo cero históricos, y el servicio se resintió nuevamente por la caída de ramas y árboles en las líneas. "Cinco equipos con unas 15 personas trabajaron sin descanso para recuperar el normal suministro. A lo largo de ese período se registraron unas 200 contingencias, cuya reparación demandó un desembolso de alrededor de 1.000.000 de pesos. Y hay más, dado que existen líneas que sólo alcanzamos a reparar de manera provisoria, por lo que nuestros gastos extraordinarios continuarán hasta normalizar las instalaciones", explicó Bourdieu.

Diferentes autoridades provinciales y municipales reconocieron públicamente que la distribución de energía eléctrica en la zona de El Bolson y sus alrededores sufrió cortes y salidas de servicio por dos factores ajenos a las redes eléctricas: el clima y la exuberante vegetación que existe producto de la insuficiente poda, sobre todo en el área de Mallín Ahogado, El Foyel y El Manso.

"Los datos hablan por sí solos: hubo alrededor de 700 contingencias en un puñado de días, todo por caídas de ramas, arbustos y árboles sobre las líneas. No tuvimos ninguna interrupción del servicio por falta de mantenimiento de un cable o un transformador. Fue un mes durísimo, porque estamos hablando de unos de los temporales más grandes de los últimos 30 años, según manifestó Defensa Civil Provincial. Todo eso nos llevó a tener que disponer de recursos extraordinarios, sea humanos, de maquinarias y monetarios", remarcó Bourdieu.