Ultimas Noticias

Con la soga al cuello: pidió perdón por atar así al perro

La foto del boxer en el balcón, casi ahorcado por su correa, se expandió por las redes sociales. Asustado, el hombre dio explicaciones y se mostró arrepentido. Cómo está el animal hoy.

Una vez más, las redes sociales fueron clave en la difusión de un caso de maltrato animal en el Conurbano bonaerense. Bruno, un perro boxer, fue fotografiado en el balcón de un departamento del Barrio Don Orione en Claypole, partido de Almirante Brown. Según informaron diversos grupos de proteccionistas de la zona Sur, llevaba días atado allí con una correa cortísima, que no le permitía moverse ni un metro.

La imagen que indignó a los defensores de animales.
La imagen se propagó rápidamente por Facebook y Twitter, donde los ambientalistas que conocían el caso brindaron más datos. En sus perfiles, aseguraron que el animal también era “molido a palos” por su cuidador y que, durante las noches, debía dormir parado. Es que, por la mínima extensión de la soga que tenía en su cuello, podía resultar ahorcado si llegaba a querer recostarse en el piso del balcón.

Las personas preocupadas por Bruno comenzaron a juntar firmas y a organizar escraches y marchas en la zona de Avenida Monteverde y Don Orione, donde vive el animal. Prepararon denuncias para presentar ante la Policía y la Justicia, y hasta difundieron la dirección exacta de la casa. La tensión fue en aumento y, en las publicaciones - que se sumaban con el correr de los días - exigían que se saque al perro de allí y que sea dado en adopción a otra familia.

Pero nada de esto llegó a suceder. Ante la exposición pública del caso, que se vio en algunos medios televisivos, el dueño dio la cara y pidió disculpas. Una proteccionista, Ángeles Galluzzi, fue hasta el departamento y habló con el hombre, del que no se dio a conocer la identidad por su propia seguridad.

Así se lo ve a Bruno hoy, adentro de la casa.
“El tipo estaba muy mal. No sólo está muy asustado, sino que dice estar muy arrepentido. Bruno estaba bien, lo tenían adentro de la casa. Saltaba todo el tiempo y estaba re mimoso. El tipo se hizo cargo de lo que había hecho y dijo que no va a repetirlo”, contó la joven a través de Facebook.

El hombre aclaró que, como se llegaron a difundir sus datos personales, tenía “miedo por sus hijos”. Además, dijo que autoridades de Zoonosis y otros ambientalistas independientes se habían acercado a verlo luego de que se desatara el “escrache” en la Web.

Según su relato, el perro no es suyo, sino de su suegra, y su familia lo cuida cuando ella no está en la casa. Por eso, nunca se le pasó por la cabeza regalarlo. “Bruno tiene mucho amor por su dueña y ella lo ama también”, le aseguró a Galluzzi. 


Los denunciantes planean visitar nuevamente al perro.
“Me pidió disculpas por el mal momento que me hizo pasar, al ver al perro en esas condiciones, y me demostró que el animal no está siendo torturado como se vio en la foto. Reconoce que cometió un error y que, si tiene que presentarse ante la Justicia, como lo hizo en varias oportunidades, lo hará”, comentó también la proteccionista.

Ahora, el hombre está en la mira y se ofreció a que lo visiten periódicamente para controlar cómo sigue Bruno.  Galluzzi y sus compañeros ya planifican el seguimiento. “No creo que quiera volver a hacerle algo al perro, porque todo el mundo sabe lo que hizo y, si intenta algo malo, va a tener una multitud esperándolo afuera de la casa”, explica ella.

Sin embargo, algunos descreen de su arrepentimiento y piden, desde las redes, que haya una movilización hasta el lugar, o que cuelguen pasacalles y pancartas acusándolo de maltratador. Otros hacen notar que, en las fotos, el perro luce muy flaco, por lo que temen que no lo estén alimentando como corresponde. Hasta el momento, tampoco se sabe nada de la supuesta suegra que mencionó el acusado. (24CON)







44-55-400 Remis Maxi

AmPm #radio Una Nueva Historia Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes de plantillas de Bim. Con la tecnología de Blogger.